Después del éxtasis, la colada